Seleccionar página

Cada vez que grabas tu voz o cualquier instrumento para fijarlo en un fonograma (una audio) estás haciendo una interpretación única, artística e irrepetible.

Es decir que nadie cantará como tú, o incluso el mejor guitarrista del mundo no hará precisamente lo mismo que tú, por lo que tu interpretación o ejecución en un fonograma es único y esto, tiene un derecho reservado: el Derecho Conexo.

Si has visto en YouTube videos de «expertos» explicando el derecho de autor, notarás que pocos hablan del derecho conexo, casi nadie comprende bien cómo funciona porque la verdad es que en EEUU las leyes no son las mismas que en la mayoría de países iberoamericanos y la gran mayoría se basa en los contenidos norteamericanos.

El Derecho Conexo está establecido en la mayoría de países de habla hispana, por eso, es más importante que nunca que lo conozcas y lo aproveches.

Quiero abordar este tema lo más preciso posible, incluíré links para que puedas pedir información personalizada en tu país y que puedas gozar de este gran derecho que puede ser de gran ayuda para tu carrera musical.

Comencemos:

¿Qué son los Derechos Conexos? 

Los Derechos Conexos, también conocidos como «neighboring rights» en inglés, son una parte fundamental del ecosistema de la propiedad intelectual en la industria musical. 

Estos derechos son todas aquellas normas y leyes que defienden los intereses de los artistas intérpretes o ejecutantes y a los productores de fonogramas. 

Bajo las Convenciones internacionales ratificadas por los diferentes países, estas leyes se defienden desde la misma Constitución de las diferentes Repúblicas, por lo que son sumamente importantes y no menos ponderadas que los Derechos de Autor.

Aunque están relacionados, no deben confundirse con el Derecho de Autor en música, que se enfoca en proteger a los compositores y autores de canciones (las ideas).

¿Cuál es la diferencia entre un artista intérprete o ejecutante?

Básicamente el Intérprete en un fonograma es aquel músico o vocalista que realizó una interpretación y que tiene cierta ponderancia, ya sea el artista principal del proyecto (parte de la banda), el artista central o perteneciente al grupo oficial del proyecto. 

Mientras que un artista Ejecutante (que también es sumamente importante) es regularmente aquel músico invitado, que no necesariamente figura dentro de la ecuación del proyecto musical en sí.

Como ejemplo, tomemos cualquier disco de Luis Miguel: El intérprete sin lugar a dudas es él mismo, Luis Miguel, mientras que Lalo Carrillo, Kiko Cibrian y todos los demás músicos genios que le acompañan (incluyendo su mariachi) serán los ejecutantes.

En teoría los ejecutantes no figuran dentro de la ecuación mercadoloógica del proyecto, mientras que el intérprete es la figura o artista principal, por esta razón también, los feats o featurings son tan importantes, es la unión de dos artistas importantes que suman esfuerzos para dar a conocer a ambos mercados su nueva canción.

En el marco del derecho conexo, tanto los intérpretes como los ejecutantes tienen derechos similares y ambos pueden recibir compensación cuando su trabajo se utiliza en diferentes medios. 

Sin embargo, ambos reciben diferente porcentaje, esto claro está, depende de las reglas de reparto de cada sociedad de gestión colectiva o incluso, de la ley de cada país.

Es importante para un músico como tú conocer y proteger tus derechos, independientemente de si eres un intérprete o un ejecutante.

La importancia de los Derechos Conexos en la industria musical 

Los Derechos Conexos juegan un papel crucial en garantizar que los creadores de música reciban una compensación justa por su trabajo.

Estos derechos permiten a los titulares obtener ingresos cuando sus grabaciones son utilizadas en diferentes medios, como la radio, la televisión o plataformas de streaming, pero en especial, cuando son utilizadas en lugares públicos como centros comerciales, hoteles, tiendas, bares, discotecas, etc.

La diferencia entre Derechos Conexos y Derechos de autor en Música 

Aunque ambos términos se refieren a la protección de la propiedad intelectual en el ámbito musical, existen diferencias importantes entre los Derechos Conexos y el Derecho de Autor en música, básicamente defienden la propiedad intelectual de diferentes creadores dentro de una misma obra incluso.

También quiero recordarte que si eres autor e interprete de tu música, es muy recomendable ser parte de ambas formas de protección del derecho.

Para conocer las diferencias, revisemos el rol de cada uno de estos derechos:

Derecho de autor o Copyright en Música 

El derecho de autor en música protege la obra original creada por compositores y autores de canciones, es decir la «idea» de la canción: la letra y la melodía de la misma. 

Este derecho otorga a los titulares el control exclusivo (dependiendo del país y su legislación) sobre cómo se utiliza su música, incluyendo la reproducción, distribución, adaptación y ejecución pública de la obra.

Derechos Conexos 

Los Derechos Conexos, por otro lado, protegen a los artistas intérpretes o ejecutantes, productores de fonogramas y empresas de radiodifusión. Estos derechos garantizan que estas partes reciban una compensación cuando sus grabaciones son utilizadas en diferentes medios, aunque no hayan creado la música original.

Cuando hablo de productores de fonogramas, me refiero a las famosas Disqueras (Warner, Sony, Universal) pero también me refiero a las miles de disqueras independientes que seguramente tú mismo conocerás más de alguna.

De hecho, las disqueras independientes tienen más del 30% de participación en la música actual, por lo que no hay que hacerlas de menos.

¿Cómo funcionan los Derechos Conexos?

Para entender cómo funcionan los Derechos Conexos, es importante conocer las principales partes involucradas en este proceso:

Artistas Intérpretes o Ejecutantes 

Los artistas intérpretes o ejecutantes son aquellos músicos, cantantes o actores que realizan una interpretación de una obra musical. Los Derechos Conexos les otorgan el derecho a controlar cómo se utiliza su interpretación y a recibir una compensación por su uso en diferentes medios.

Productores de Fonogramas 

Los productores de fonogramas son las personas o empresas responsables de la grabación y producción de una obra musical. Los Derechos Conexos les proporcionan el control sobre cómo se utilizan las grabaciones que producen y la capacidad de recibir ingresos por su uso.

Estas empresas (Disqueras) gastan enormes cantidades en producir, lanzar, promocionar y posicionar artistas a nivel internacional y evidentemente tienen un derecho innegable sobre sus obras. Ellos como productores son dueños del «Master» del fonograma (la mayoría de veces), por lo que en muchos países tienen el derecho exclusivo sobre el fonograma.

Las disqueras pueden ser Majors (Warner, Sony, Universal) o Independientes (puedes encontrar un listado grande en cada país). Por lo que estas empresas se dedican a comercializar la música y garantizar un retorno de inversión por cada fonograma que producen.

¿Cómo obtener ingresos a través de los Derechos Conexos?

Para recibir ingresos a través de los Derechos Conexos, los titulares de estos derechos deben asegurarse de que sus grabaciones estén registradas correctamente en las organizaciones que administran estos derechos a nivel nacional e internacional. 

Algunas de las organizaciones más importantes incluyen:

Sociedades de Gestión Colectiva

Las Sociedades de Gestión Colectiva son organizaciones que se encargan de administrar y distribuir los ingresos generados por los Derechos Conexos. Estas sociedades trabajan en estrecha colaboración con los titulares de los derechos y otros actores de la industria para asegurar una distribución justa de los ingresos.

En otras latitudes encontramos a PPL (Reino Unido) y PPCA (Australia), y SoundExchange (Estados Unidos). Recordemos que Estados Unidos no firmó el tratado de Roma. 

Esencialmente, tendrá que registrar sus grabaciones maestras en una sociedad de cobro en los lugares donde está transmitiendo su música para ganar regalías. 

Pero, las leyes con respecto a la recaudación de estas regalías son diferentes en cada región del mundo, y especialmente difieren en los Estados Unidos.

Plataformas de Streaming

Las plataformas de streaming como Spotify, Apple Music y YouTube también juegan un papel importante en la generación de ingresos a través de los Derechos Conexos. 

Estas plataformas tienen acuerdos con las sociedades de gestión colectiva y pagan regalías a los titulares de los derechos cada vez que se reproduce una grabación. 

¿Sabes cuál es la Sociedad de Gestión Colectiva que gestiona estos derechos en tu país?

En esta página encontrarás el listado de las Sociedades de gestión colectiva para los interpretes y ejecutantes en iberolatinoamerica, pero aquí te resumo las SdGC de cada país latinoamericano:

  • AIE, España
  • AADI, Argentina
  • EJE, México
  • ABRAMUS, Brasil
  • SOCINPRO, Brasil
  • ACINPRO, Colombia
  • AVINPRO, Venezuela
  • SARIME, Ecuador
  • AIE Costa Rica
  • SUDEI, Uruguay
  • SCD Chile
  • PANAIE, Panamá
  • SONIEM, Perú
  • GDA, Portugal
  • SODAIE, República Dominicana
  • ANDI, México
  • AIE – Paraguay
  • ARIES, El Salvador
  • MUSICARTES, Guatemala
  • AMAR, Brasil

En esta página encontrarás el listado de Sociedades de Gestión colectiva para las disqueras (productoras de fonogramas) en los distintos países.

  • CAPIF – Argentina
  • COSCAP – Barbados
  • BSCAP – Belice
  • ABRAMUS – Brasil
  • UBC – Brasil
  • PROFOVI – Chile
  • ACINPRO – Colombia
  • FONOTICA – Costa Rica
  • SOPROFON – Ecuador
  • ASAP – El Salvador
  • AGINPRO – Guatemala
  • JAMMS – Jamaica
  • SOMEXFON – México
  • PRODUCE – Panamá
  • SGP – Paraguay
  • UNIMPRO – Perú
  • SODINPRO – República Dominicana
  • COTT – Trinidad y Tobago
  • CUD – Uruguay
  • AVINPRO – Venezuela

Resto del Mundo

  • PPCA – Australia
  • SIMIM – Belgium
  • Prophon – Bulgary
  • RE:SOUND (Formely NRCC) – Canada
  • ARCO – Chinese Taipei
  • ZAPRAF – Croatia
  • INTEGRAM – Czech Republic
  • GRAMEX – Denmark
  • SCPP – France
  • GVL – Germany
  • HKRIA – Hong Kong SAR, China
  • PPSEAL – Hong Kong SRA, China
  • SFH – Iceland
  • PPL – India
  • PPI – Ireland
  • SCF – Italy
  • RIAJ – Japan
  • PPM – Malaysia
  • SENA – Netherlands
  • PPNZ – New Zeland
  • GRAMO – Norway
  • ZPAV – Poland
  • RPA – Russia
  • SLOVGRAM – SLOVAK Republic
  • RIPS – Singapore
  • AGEDI – Spain
  • IFPI SVERIGE – Sweden
  • PHONORIGHTS (Thailand) ltd – Tailandia
  • MU-YAP – Turquía
  • PPL – Reino Unido
  • League – Sound Exchange – Estados Unidos (no son firmantes del tratado de Roma)
  • Ukranian Music Rights – Ucrania

Preguntas Frecuentes acerca de los derechos conexos

En resumen, ¿Qué son los Derechos Conexos en la música?

Son aquellos derechos (no menos importantes que los de autor, pero poco conocidos por los músicos en general) que protegen a los artistas intérpretes o ejecutantes, productores de fonogramas y organismos de radiodifusión, en relación con sus interpretaciones o ejecuciones, fonogramas y emisiones, respectivamente. Estos derechos son distintos a los derechos de autor, que protegen a los compositores y autores de las obras musicales.

¿Quiénes se benefician de los Derechos Conexos?

Los principales beneficiarios de los Derechos Conexos son:

  • Artistas intérpretes o ejecutantes: cantantes, músicos, actores, bailarines, etc.
  • Productores de fonogramas: personas naturales o jurídicas que realizan la primera fijación de los sonidos de una interpretación o ejecución (disqueras).
  • Organismos de radiodifusión: entidades que transmiten programas al público por radio, televisión, cable o satélite.

No, los productores musicales ni los ingenieros de sonido tienen parte en este derecho por que fueron contratados como «Work for Hire», sin embargo, muchos músicos «optan» por darle una parte de sus regalías como derecho de autor, pero esto, es una negociación privada que a nadie consta.

¿Qué derechos específicos se incluyen en los Derechos Conexos?

  • Derecho de reproducción: autorizar o prohibir la reproducción de sus interpretaciones, fonogramas o emisiones.
  • Derecho de distribución: autorizar o prohibir la distribución de copias de sus interpretaciones, fonogramas o emisiones.
  • Derecho de comunicación pública: autorizar o prohibir la comunicación al público de sus interpretaciones, fonogramas o emisiones.
  • Derecho de puesta a disposición: autorizar o prohibir la puesta a disposición del público de sus interpretaciones, fonogramas o emisiones, de tal forma que los miembros del público puedan acceder a ellos desde el lugar y en el momento que cada uno de ellos elija.

¿Cuál es la duración de los Derechos Conexos?

La duración de los Derechos Conexos varía según el tipo de titular y la legislación de cada país. En general:

  • Para los artistas intérpretes o ejecutantes: 50 años desde el final del año en que se realizó la interpretación o ejecución.
  • Para los productores de fonogramas: 50 años desde el final del año en que se realizó la primera fijación del fonograma.
  • Para los organismos de radiodifusión: 50 años desde el final del año en que se realizó la emisión.

¿Cómo se gestionan y recaudan los Derechos Conexos?

Los Derechos Conexos se gestionan y recaudan a través de entidades de gestión colectiva especializadas en cada país. Estas entidades, en representación de los titulares de derechos, otorgan licencias, recaudan las remuneraciones correspondientes y las distribuyen entre los titulares.

¿Qué derechos específicos tienen los titulares de Derechos Conexos?

  • Reproducción
  • Distribución
  • Comunicación pública (la más importante)
  • Remuneración por la utilización de su trabajo, entre otros.

Conclusión 

Comprender los Derechos Conexos y su importancia para los músicos es vital para todos los que deseamos vivir de esta vocación.

Como todos los derechos humanos, estos derechos garantizan una justa compensación, donde los artistas intérpretes o ejecutantes, los productores de fonogramas reciban una compensación justa por su trabajo y contribución a la música.

Asegurarse de registrar y administrar correctamente estos derechos es crucial para maximizar los ingresos y proteger la propiedad intelectual en el mundo de la música.