Seleccionar página

Hace unos días les pregunté a mis conocidos productores e ingenieros de sonido (desde principiantes hasta expertos con más de 20 años de experiencia) ¿Qué herramienta usan con más frecuencia? Me sorprendió que la mayoría respondiera: La Ecualización o aquí en adelante EQ (Hubiese jurado que dirían compresión).

Pero aunque todos hemos hecho travesuras desde niños con los ecualizadores de nuestros aparatos de sonido y aunque parece bastante fácil e intuitivo manipular los knobs en análogo o digital, muchos siguen tomando a la ligera el uso de la ecualización y se dejan llevar por lo que ven en las gráficas y no tanto por lo que escuchan.

Otros un poco menos atrevidos utilizan plantillas pre establecidas, que es imposible que funcionen bien para todos los casos.

Esto podría llevar a decisiones equivocadas, queriendo mejorar un track y tocando parámetros erróneos que arruinan los sonidos de los instrumentos, voces y al final echamos a perder la mezcla.

Para asegurarte de que no pierdas demasiado sueño, explicaremos el EQ y por qué es importante que entiendas lo que estás haciendo. Bienvenido a EQ Explicado – Los Básicos.

Lo que todos coincidimos es que la EQ es el primer proceso en nuestra cadena de mezcla, es decir, es lo primero que tocamos la mayoría.

Aunque no debería ser una regla, de cualquier forma Adentremonos al tema para que comprendas de una vez por toda el rol de la ecualización de audio en la producción musical.

¿Qué es EQ o Ecualización?

La ecualización, o EQ, es una de las formas más conocidas de procesamiento de audio en la producción musical.

Con el EQ, puedes ajustar el nivel de volumen de una frecuencia (o rango de frecuencias) dentro de un sonido, lo que a su vez te permite curar un sonido, o a veces incluso canciones enteras, de sus imperfecciones.

Esto se hace cortando frecuencias no deseadas y/o aumentando otras, todo para equilibrar los sonidos para que funcionen bien entre sí.

¿Para qué sirve la Ecualización de Audio?

Utilizamos la ecualización de audio normalmente para reforzar ciertas bandas de frecuencia para ajustar el sonido a las características que nosotros queremos.

Con la ecualización podremos modificar de forma minuciosa las bandas de frecuencia de un sonido particular. Esto nos dará la libertad de acentuar o reducir frecuencias en cada elemento para que tengamos un control sobre cómo interactúa con otros elementos.

Rupert Neve – Ingeniero genio e inventor, conocido por su trabajo en la pre-amplificación, ecualizadores de primer clase.

Por ejemplo, podemos limitar las frecuencias, subiéndole o bajándole decíbeles en una frecuencia partícular en un órgano B3 que están «interfiriendo» o «chocando» con las voces, y así tendremos un equilibro entre los tonos para que las melodías se sientan naturales, aún en medio de una interpretación del órgano.

¿Cómo Funcionan los ecualizadores en el audio profesional?

Si has trabajado con un EQ paramétrico antes, puedes saltarte esta parte. Pero ya que todavía estás aquí, permítenos explicar cómo funciona el EQ centrándonos en el Channel EQ de Logic, que se parece mucho al EQ Paramétrico incorporado de FL Studio (y los EQ nativos de otros DAWs como Pro Tools).

Este EQ en particular consta de ocho bandas individuales. De izquierda a derecha, las bandas son:

  1. Filtro de Corte Bajo (o High pass filter)
  2. Filtro de Estante Bajo
  3. Filtro de Campana 1
  4. Filtro de Campana 2
  5. Filtro de Campana 3
  6. Filtro de Campana 4
  7. Filtro de Estante Alto
  8. Filtro de Corte Alto (o Filtro de Paso Bajo / Low pass filter)

Tienes control total de cada banda, ya que puedes ajustar varios parámetros diferentes para cada una. Los primeros dos, Frecuencia y Ganancia/Pendiente, se explican por sí mismos. Mientras que el parámetro ‘Frecuencia’ te permite establecer la frecuencia para cada banda, el parámetro ‘Ganancia/Pendiente’ te permite establecer ya sea la pendiente del filtro (Bandas 1 y 8) o la cantidad de ganancia (Bandas 2-7). Sin embargo, Q es un poco menos autoexplicativo.

El parámetro Q te permite controlar el rango de frecuencias que alteras. Un ajuste bajo de Q, como 0.83, resulta en un ancho de banda amplio, lo que significa que está afectando un gran rango de frecuencias. Un ajuste alto de Q, como 20.0, resulta en un ancho de banda estrecho y un rango menor de frecuencias afectadas.

Tipos de ecualizador

Para familiarizarnos con el EQ veamos los distintos tipos existentes:

Paramétrico

Un ecualizador paramétrico en el audio profesional es una herramienta poderosa y versátil utilizada para ajustar y modificar el espectro de frecuencias de una señal de audio.

Este permite controlar individualmente los tres parámetros por banda (frecuencia, ganancia y ancho de banda). Lo más común es que el ecualizador tenga mínimo 4 bandas, una para las frecuencias bajas, medias bajas, medias altas y altas.

Es ampliamente utilizado en la grabación, mezcla y masterización de música, así como en sonido en vivo y en aplicaciones de postproducción de audio. Aquí están sus características clave:

  1. Bandas de Frecuencia Ajustables: A diferencia de los ecualizadores gráficos, que tienen frecuencias fijas, un ecualizador paramétrico permite seleccionar la frecuencia exacta que deseas ajustar. Esto proporciona un control mucho más preciso sobre el espectro de audio.
  2. Control de Ganancia: Cada banda de un ecualizador paramétrico tiene un control de ganancia que permite aumentar o disminuir la intensidad de la frecuencia seleccionada. Esto es útil para resaltar o atenuar ciertos elementos en una mezcla.
  3. Control de Ancho de Banda (Q): Quizás la característica más distintiva de un ecualizador paramétrico es su capacidad para ajustar el ancho de banda, o Q, de cada banda de frecuencia. El Q determina cuánto de las frecuencias circundantes a la frecuencia central serán afectadas. Un Q bajo afecta un rango más amplio de frecuencias, mientras que un Q alto afecta un rango más estrecho, permitiendo ajustes muy específicos.
  4. Número de Bandas: Los ecualizadores paramétricos pueden tener varias bandas, lo que permite ajustar múltiples frecuencias de forma independiente. Algunos tienen solo unas pocas bandas, mientras que otros pueden tener muchas más para un control más detallado.
  5. Flexibilidad y Precisión: La combinación de estas características hace que el ecualizador paramétrico sea extremadamente flexible y preciso, lo que lo convierte en una herramienta esencial para moldear el sonido de manera muy específica.
  6. Aplicaciones: Se utiliza para corregir problemas en la grabación, equilibrar elementos sonoros en una mezcla, crear efectos de sonido específicos, y ajustar el tono general de una pista o actuación en vivo.

Semiparamétrico

Un ecualizador semiparamétrico es un tipo de ecualizador que combina características de los ecualizadores paramétricos y gráficos. Ofrece más flexibilidad que un ecualizador gráfico, pero no tanto como un ecualizador paramétrico completo. Aquí están sus características principales:

  1. Control de Frecuencia Seleccionable: Al igual que un ecualizador paramétrico, un ecualizador semiparamétrico permite seleccionar y ajustar frecuencias específicas. Sin embargo, el rango de selección de frecuencias puede ser más limitado en comparación con un ecualizador paramétrico completo.
  2. Control de Ganancia: Cada banda de frecuencia en un ecualizador semiparamétrico tiene un control de ganancia, permitiendo aumentar o disminuir la intensidad de la frecuencia seleccionada.
  3. Control de Ancho de Banda Limitado o Ausente (Q): La principal diferencia entre un ecualizador semiparamétrico y uno paramétrico es el control del ancho de banda o Q. En un ecualizador semiparamétrico, este control es a menudo limitado o incluso inexistente. Esto significa que no puedes ajustar cuánto de las frecuencias circundantes a la frecuencia central serán afectadas, o esta capacidad es más restringida que en un ecualizador paramétrico.
  4. Número de Bandas: Al igual que los ecualizadores paramétricos, los semiparamétricos pueden tener varias bandas, pero el número y la flexibilidad pueden ser menores.
  5. Aplicaciones: Los ecualizadores semiparamétricos son útiles en situaciones donde se necesita más flexibilidad que la que ofrece un ecualizador gráfico, pero donde el control total de un ecualizador paramétrico no es necesario o puede ser demasiado complicado. Son comunes en equipos de sonido en vivo, sistemas de PA, y en algunos equipos de estudio.

Ecualizador Gráfico

Un ecualizador gráfico es un tipo de ecualizador utilizado en el procesamiento de audio que permite ajustar el nivel de varias bandas de frecuencia de una señal de audio. A diferencia de los ecualizadores paramétricos o semiparamétricos, un ecualizador gráfico tiene un número fijo de bandas de frecuencia, cada una con un control deslizante fijo para aumentar o disminuir la ganancia en esa banda específica. Aquí están sus características clave:

  1. Bandas de Frecuencia Fijas: En un ecualizador gráfico, las frecuencias que puedes ajustar están predefinidas y distribuidas a lo largo del espectro de audio. Por ejemplo, un ecualizador gráfico puede tener bandas a 31 Hz, 62 Hz, 125 Hz, 250 Hz, y así sucesivamente hasta el límite superior del espectro audible.
  2. Controles Deslizantes para Ajuste de Ganancia: Cada banda tiene un control deslizante que permite aumentar o disminuir la ganancia en esa frecuencia específica. El ajuste de estos controles deslizantes crea una representación visual que se asemeja a una curva gráfica, de ahí el nombre «ecualizador gráfico».
  3. Facilidad de Uso: Debido a su diseño intuitivo y visual, los ecualizadores gráficos son fáciles de usar y entender, especialmente para principiantes o en situaciones donde se requieren ajustes rápidos.
  4. Aplicaciones: Son comúnmente utilizados en sistemas de sonido en vivo, donde se necesitan ajustes rápidos y visuales para adaptarse a diferentes ambientes acústicos. También son útiles en aplicaciones de estudio, sistemas de cine en casa y equipos de audio para consumidores.
  5. Limitaciones: Aunque los ecualizadores gráficos son útiles para hacer ajustes generales en el espectro de frecuencias, no ofrecen el mismo nivel de control preciso que un ecualizador paramétrico. No puedes ajustar el ancho de banda (Q) ni seleccionar frecuencias específicas fuera de las bandas predefinidas.

¿Cómo Debo Usar el EQ?

Ahora que sabes lo que hace cada botón o parámetro, es hora de profundizar en cómo se debe usar el EQ. Para esto, dividiremos este capítulo en varias secciones.

Una Visión General de las Frecuencias del EQ

Sub Bajo

El sub bajo va de 20Hz a aproximadamente 60Hz. Una cantidad adecuada de sub bajo puede darle a tu pista un impulso en potencia de bajos, pero demasiado hará que tu bajo suene fangoso e indefinido.

Bajo

El bajo va de 60Hz a aproximadamente 250Hz. Mucho bajo puede sonar bien, pero también puede dominar completamente el resto de tu mezcla. Como siempre, úsalo con moderación.

Bajos Medios

Los bajos medios van de 250Hz a aproximadamente 1500Hz. Este rango de frecuencia es responsable del calor y la atmósfera de un sonido, pero hay muchos instrumentos que ocupan este espacio. Para evitar choques de frecuencia entre estos instrumentos, tendrás que considerar cuidadosamente qué sonidos aumentar y cuánto.

Altos Medios

Los altos medios van de 1500Hz a aproximadamente 4kHz. Si estás usando muchos sintetizadores líderes, tendrás mucho que hacer en este rango de frecuencia. También es el punto dulce del golpe de la mayoría de los instrumentos de percusión (excluyendo los bombos).

Presencia

La presencia va de 4kHz a aproximadamente 7kHz. Aumentar este rango de frecuencia puede agregar claridad a la mezcla o sonidos específicos, pero demasiado puede hacer que una pista entera sea cansada de escuchar.

Brillo o Ruido

El brillo o ruido va de 7kHz a 20kHz. Es bastante similar a la presencia en su uso, pero el extremo superior de este rango de frecuencia es principalmente silbidos y ruido. Un pequeño aumento puede darle a tu mezcla un poco de espacio para respirar, pero demasiado significa que estás ahogando la pista en ruido de alta frecuencia.

NOTA: Los rangos de frecuencia anteriores no son fijos; son meras pautas. También puede haber un poco de superposición entre estos rangos. Lo mismo cuenta para el gráfico de EQ a continuación.

¿Cómo eliminar frecuencias no deseadas?

¿Alguna vez has escuchado un zumbido en tus charolas (snares) ? ¿O qué tal frecuencias resonantes en voces o instrumentos de cuerda? O incluso un Hum en el bombo que te está volviendo loco.

Quieres que todos los elementos suenen nítidos y limpios, pues la ecualización es tu mejor aliada.

Si quieres identificar y eliminar frecuencias no deseadas, puedes hacer uso de un barrido de frecuencia. Esto es lo que haces:

Paso 1:

Selecciona uno de los Filtros de Campana. En el caso del Channel EQ de Logic, esto significa una de las cuatro bandas del medio (3-6). Establece la frecuencia en un valor en el extremo inferior del espectro, como 250Hz. Establece la ganancia en aproximadamente +10dB. Aplica un ajuste alto de Q, como 30.0.

Paso 2:

Haz un bucle del sonido al que deseas aplicar el barrido de frecuencia y reprodúcelo. Mientras se reproduce, aumenta gradualmente la frecuencia.

Paso 3:

Escucha atentamente. Puedes encontrar varias frecuencias que suenan horribles o perforantes a medida que las pasas. Una vez que encuentres una, detén el ajuste de la frecuencia.

Ahora baja la cantidad de ganancia hasta que sientas que la frecuencia específica ya no está impactando negativamente en tu sonido.

No hace falta decir que la Ganancia debe terminar en dB negativos para contrarrestar la sobredosis inicial de frecuencia. Ajusta Q como creas conveniente.

Paso 4:

Repite hasta que hayas eliminado todas las frecuencias no deseadas. Ten cuidado de no exagerar, ya que el sonido puede comenzar a sonar muy antinatural y plástico. Sigue comprobando si tu sonido todavía funciona bien con el resto de la canción.

Limpiando Tu Bajo y Alto

Si el bajo de tu canción no está limpio o si el alto está silbando, puedes recurrir una vez más al EQ para arreglarlo. Aquí es donde entran en juego el Filtro de Corte Bajo y el Filtro de Corte Alto.

Estos son respectivamente la Banda 1 y la Banda 8 en el Channel EQ de Logic. Cuando nos referimos al bajo de una canción, hablamos de todo desde 16Hz – 60Hz (Sub Bajo) y 60Hz – 250Hz (Bajo). En el caso del alto, nos referimos a todo desde 4kHz – 16kHz, especialmente 8kHz y más.

El Filtro de Corte Bajo, también conocido como Filtro de Paso Alto (High pass filter), corta todo por debajo de la frecuencia establecida.

En lugar de reducir la frecuencia por una cantidad determinada de dB, el Filtro de Corte Bajo corta más por cada octava adicional por debajo de la frecuencia establecida.

Es por eso que usar un Filtro de Corte Bajo es más adecuado para limpiar el bajo de tu canción, en lugar de un Filtro de Estante Bajo.

Mientras produces, puedes notar que sonidos como almohadillas, sintetizadores y FX pueden llevar bastante bajo. Aunque esto podría ser deseable en algunos casos, como en desgloses o música ambiental, se convierte en un poco molesto cuando estás tratando de mezclar esos sonidos en un drop con todo bajo, campanas y silbatos.

Para asegurarte de que tu sub bajo y bajo reales se mantengan bien definidos, puedes considerar cortar las bajas frecuencias de los sonidos que no están destinados a suministrar el bajo real de tu pista. De esa manera, terminarás con una mezcla más limpia y clara.

El mismo principio se aplica al uso de un Filtro de Corte Alto. Cortas las frecuencias que no necesitas (o no quieres), como el ruido de alta frecuencia excesivo de grandes sintetizadores, FX o incluso almohadillas.

Ten cuidado de no cortar demasiado. No quieres que tu mezcla suene como una sesión de escucha submarina. La moderación es clave.

¿Cuáles Son Las Trampas De Usar EQ (incorrectamente)?

Ahora conoces los conceptos básicos del EQ y cómo usarlo. Pero todavía no hemos terminado, ya que hay algunas cosas sobre la ecualización que debes tener en cuenta. Entonces, eso nos lleva a las trampas del EQ y un poco de consejo para ayudarte a evitar los errores que muchos otros productores cometieron.

Mira el cuadro completo (el contexto general) Especialmente cuando eres un productor principiante, es muy tentador usar el EQ para hacer que una línea de bajo o un sintetizador líder suenen increíbles por sí solos.

Pero tenemos que ser honestos y decir que en ese caso te estarías perdiendo el punto del EQ.

Incluso los mejores sonidos del mundo son inútiles si no encajan en tu mezcla, así que exagerar en el EQ porque suena bien generalmente es un desperdicio de esfuerzo.

Haz que tu prioridad número uno sea ecualizar en contexto. Después de todo, el EQ está destinado a equilibrar tu mezcla y no a mejorar sonidos individuales. Tienes otras herramientas para eso.

No hay nada mágico en la EQ

Puedes ecualizar todo lo que quieras durante días, pero no te va a ayudar a arreglar una mala grabación.

Es como tratar de convertir un sonido de sub bajo en un golpe de sintetizador de alta frecuencia.

No puedes aumentar las altas frecuencias cuando no hay ninguna para empezar. El mismo principio se aplica aquí. El EQ no aumenta la calidad de la grabación. Sería mejor simplemente volver a grabar o usar una muestra diferente.

Reconoce cuándo detenerte

Es fácil perderse en la ecualización, especialmente si eres un perfeccionista nato como la mayoría de los productores.

Cuando nada suena lo suficientemente bien para ti, recuérdate a ti mismo que hacer demasiados ajustes de EQ puede funcionar de manera contraproducente.

Cada vez que aumentas o reduces una frecuencia, estás alterando los fundamentos de un sonido. Debido a esto, demasiadas alteraciones pueden hacer que suene antinatural o incluso aburrido.

Si encuentras que un sonido específico requiere una gran cantidad de EQ para funcionar, es posible que solo quieras elegir un sonido diferente: uno que no necesite tantos cambios para encajar en tu mezcla.

Has automatizado últimamente, si no, HAZLO!

La automatización de EQ (Ecualización) en los DAWs (Digital Audio Workstations) es una herramienta poderosa que ofrece a los productores y técnicos de sonido un control dinámico y preciso sobre el espectro de frecuencias de su música. Este proceso permite ajustar automáticamente los parámetros del EQ en diferentes momentos de una pista, lo que es esencial cuando las necesidades de ecualización cambian a lo largo de una canción.

Como ya lo hemos dicho, una configuración de EQ que funciona bien para secciones tranquilas puede no ser adecuada para partes más densas o intensas de una pista, y viceversa. La automatización de EQ aborda este problema al permitir que los ajustes de EQ cambien a lo largo del tiempo. Por ejemplo, puedes aumentar los bajos durante un potente coro o reducir ciertas frecuencias en los versos para dar más claridad a la voz.

Además, la automatización de EQ puede ser una herramienta creativa. Los productores a menudo la utilizan para efectos especiales, como el barrido de filtro (filter sweep) que es común en la música electrónica, donde una frecuencia particular se incrementa o disminuye gradualmente para crear un efecto dramático.

La automatización también ayuda a resolver problemas específicos de mezcla. Por ejemplo, si un instrumento en particular sobresale de manera inapropiada en ciertos puntos, puedes automatizar un corte de EQ en esas frecuencias problemáticas solo durante esos momentos específicos.

Al final, la clave es no tener miedo de experimentar con la automatización de EQ.

En el mundo digital actual, donde los DAWs ofrecen capacidades de automatización sofisticadas y fáciles de usar, aprovechar estas herramientas puede marcar una gran diferencia en la calidad y el impacto emocional de tus mezclas.

Permite a los ingenieros y productores no solo corregir problemas, sino también mejorar la expresión artística y la dinámica de la música que crean.

Unas palabras acerca de los PRESETS

Los presets son una genial forma de empezar a trabajar tu track. Pero ten cuidado, note fíes de ellos. Realmente hay un pequeño problema con los presets.

Fueron hechos para adaptarse a un uso general y no a tu caso, por lo que te sugerimos que experimentes mucho y entrenes tu oído para detectar las frecuencias necesarias

Lo que necesitas es algo hecho a medida para tu propio sonido único. Y la única manera de conseguir eso es ajustar los ajustes tú mismo.

Conclusiones

En conclusión, la ecualización no es solo una herramienta técnica, sino un arte esencial en la mezcla de sonido.

A través de este post, hemos explorado cómo la ecualización ayuda a dar claridad, profundidad y balance a la música, permitiendo que cada elemento tenga su propio espacio en la mezcla.

Desde la corrección de frecuencias no deseadas hasta la mejora de los tonos que definen cada instrumento, la ecualización es indispensable para transformar una buena mezcla en una obra maestra auditiva.

En nuestra Academia de Audio, enfatizamos que la ecualización es mucho más que ajustar controles; es entender y sentir la música, y usar esa comprensión para llevar la experiencia sonora al siguiente nivel. Ya seas un principiante o un profesional experimentado, dominar la ecualización es un paso crucial en tu viaje musical.

Continúa experimentando, aprendiendo y, sobre todo, escuchando, porque en el corazón de una gran mezcla, siempre encontrarás una ecualización experta.